3 abr. 2016

Conferencia: "El Tratamiento a personas con graves heridas emocionales"

Si tienes ganas de dedicarle una hora, es una maravilla la exposición de Carlos Mirapeix, psiquiatra, psicoterapeuta. Presidente de la Fundación para la Investigación en Psicoterapia y Personalidad Conferencia: "El Tratamiento a personas con graves heridas emocionales" - Ávila, sábado 27 septiembre 2014 - CÁTEDRA EDITH STEIN - 5to CONGRESO DE ANTROPOLOGÍA,


https://youtu.be/8LpzewWBYJs

24 dic. 2015

LAS MIL Y UNA CARAS DE LA LOCURA

ARTICULO - Quino Petit

Las mil y una caras de la locura

EL PAIS-23 DIC 2015


De los diagnosticados a quienes diagnostican. De la vida en las unidades de agudos a la hospitalización de larga estancia. Retrato de la enfermedad mental sin estereotipos.





30 jul. 2015

Documental: El desarrollo del cerebro a lo largo de la vida

THE SECRET LIFE OF THE BRAIN - THE BABY'S BRAIN - Discovery Science Psychology (documentary) 
Un documental sobre el desarrollo del cerebro humano y las etapas psicológicas que acompañan el proceso a lo largo de la vida de las personas.

Puedes verlo con subtítulos en español...
https://youtu.be/0UlH-Ptz5j0

Documental: Ilusiones ópticas

Is Seeing Believing? (2010)

Un recorrido por los procesos cerebrales y fisiológicos que explican las ilusiones ópticas. En este fragmento se explica el Efecto McGurk

Documental: Amnesia

El Hombre con 7 Segundos de Memoria

Este breve documental examina la vida de Clive Wearing, un hombre que, debido a unas lesiones en el hipocampo, sufre amnesia retrógrada y anterógrada, igual que el protagonista de Memento. Cada 7 segundos, sus recuerdos inmediatos se desvanecen.
https://youtu.be/8suclojMp0k

Documental sobre privación sensorial

Total Isolation (2008)

¿Qué pasa cuando tu cerebro es dejado totalmente a solas, privado de estímulos? Este documental responde a la pregunta investigando la actividad cerebral de personas en aislamiento total.

http://videosift.com/video/Total-Isolation-Sensory-Deprivation-Experiment

20 dic. 2013

El debate mundial generado por el DSM-5

PUEDES LEER EL ARTÍCULO PINCHANDO EN ESTE LINK
http://www.infocop.es/view_article.asp?id=4587


Al final de ese artículo podéis linkearos otros artículos interesantes sobre este tema


20 abr. 2013

Documentos audiovisuales sobre esquizofrenia


Mala Espina (Apuntes Sobre La Esquizofrenia) de Belen Macias

El misterio de la esquizofrenia




Redes- El Cerebro nos Engaña


 El día que Nietzsche lloró (When Nietzsche Wept) (2007)

25 dic. 2012

Revisión modelos para la depresión - Olga Rueda


Recojo en este documento lo que para mí es útil y rescatable desde distintos modelos terapéuticos a la hora de acompañar gestálticamente en casos de depresión.

TEORIAS DE LOS TRASTORNOS DEPRESIVOS [1] ,
Modelo conductual.
Lewinsohn
El origen de la depresión está en la baja frecuencia de refuerzos.
-Disponibilidad de los reforzadores en el ambiente
-Respuestas del sujeto (actividad, habilidades sociales)
-Interpretación del refuerzo recibido

Modelo cognitivo:
Teoría de Beck
Distorsión o sesgo sistemático en el procesamiento de la información. Tras un suceso vital que suponga pérdida o fracaso, las personas depresivas reaccionan con un sesgo o distorsión en el procesamiento de los sucesos que implican pérdida o privación.

Esquemas con visión negativa de:
a/si mismos            b/ su relación con el mundo       c/ el futuro

Indefensión Aprendida de Seligman
estas conductas se desarrollan cuando el animal no tiene esperanza de controlar nunca la situación aversiva en que la que se encuentra. En el estudio de la conducta humana postuló que la pérdida percibida de control del ambiente o expectativas de  incontrolabilidad (aprendizaje de la independencia que hay entre sus respuestas y las  consecuencias ambientales) es causa suficiente de aparición de una reacción depresiva en humanos. Estilo cognitivo: atribución interna, global y estable.

IDENTIFICACIÓN DEL PROBLEMA Y AFRONTAMIENTO
  • POSIBILIDAD DE IDEACIÓN SUICIDA. (Explorar directamente y sin rodeos) Clark (1995) F1
  • ATRIBUCIÓN INTERNA, GLOBAL Y ESTABLE de todos los males que le aquejan (Mostrar fracasos y éxitos. En el caso que pongo de ejemplo, lo trabajo en lo que he llamado fases 1 y 2)
  • IDENTIFICACIÓN DE CREENCIAS DISFUNCIONALES (Características más o menos estables en el modo de interpretar la realidad. Identificación de rasgo) F2 Y 3

CARACTERISTICAS DEL TRATAMIENTO DE LA DEPRESION
Rehm, en su revisión de la eficacia en tratamientos de  1995 concluye que son igualmente eficaces las metodologías conductuales que cognitivas, tanto a nivel individual, grupal como auto-aplicado
  • Elección del tratamiento en función del paciente.
  • Promover cambios ambientales con más estímulos reforzadores.
  • Refuerzo social
Según Vallejo[2] en una revisión estrategias de tratamiento valiosas desde un modelo de modificación de la conducta, podemos encontrar como importante:
·       Que la relación terapéutica le resulte al paciente gratificante y reforzante
  • Formulaciones alternativas como “¿Qué te disgusta menos?”
  • Identificar aficiones (Chelo, campo, flamenco)
  • Evitar valoraciones sobre el comportamiento del paciente
  • Hablar más tiempo sobre cuestiones positivas
  • Atención al nivel de actividad (Se puede tomar como indicador)
  • Distracción (bloquear la atención hacia aspectos y pensamientos negativos)
  • Exposición a estímulos positivos y de bienestar
  • Cambiar el foco de atención hacia estímulos no relacionados con el problema actual
  • Proyección temporal con reforzamiento positivo (basado en Lazarus, 1968:  Imaginar un viaje, etc y mantener esa sensación de bienestar)
  • Autoverbalizaciones positivas (Principio de Premack, 1959: Utilizar una respuesta de alta frecuencia –p.ej: encender un cigarro= “Yo he sido capaz”, asegurándose de que son verdaderas y posibles (NO-Voy a ser capaz de resolver todos mis problemas)
  • Facilitar que el paciente hable de temas de su interés (ej: pasapalabra, fútbol, chelo, campo, flamenco)
  • Recuperar actividades físicas que gratificaron en el pasado con prudencia y realismo (ej: cambio de sangre)(relación con regulación de la ingesta y el sueño – recuperar apetito y cansancio)


Swallow y Segal en un artículo sobre el tratamiento de la depresión de 1995 desde un modelo cognitivo-conductual recomiendan:
  • Colaboración empírica
  • Preguntas orientadas a la contrastación empírica
  • Aquí y Ahora. Conocer los antecedentes del problema  y NUNCA indagación del origen del problema en el pasado (contraindicación grave)
  • Tareas concretas fuera de consulta de importancia fundamental
  • No más de 20 sesiones
También desde este modelo, Burns (1990, p.58) en su betseller de autoayuda rescata como importante tomar en cuenta una lista de diez distorsiones cognitivas:
1.     Pensamiento Todo-o-nada. ( o todo perfecto o todo imperfecto)
2.     Generalización excesiva (una vez pasó, siempre pasará)
3.     Filtro mental (la gota de tinta en la jarra de agua)
4.     Descalificación de lo positivo (lo bueno no cuenta)
5.     Conclusiones apresuradas
-        Lectura del pensamiento (falta de contrastación de lo que el otro piensa sobre mi)
-        Error del adivino (las cosas saldrán mal, eso es seguro)
6.     Magnificación catastrófica o minimización exagerada. (Soy lo peooorrr!!!)
7.     Razonamiento emocional (lo siento, luego es verdad)
8.     Enunciación “debería” (incumplimientos de lo propio=culpa; de los demás=resentimiento)
9.     Etiquetación errónea (soy un perdedor)
10.  Personalización (yo soy la causa de que…)

BIBLIOTERAPIA. MANUALES DE AUTOAYUDA.
  • Burns, D.D., 1990. Sentirse bien. Editorial Paidós. Barcelona
  • Sevilla, J. y Pastor, C., 1996, Tratamiento psicológico de la depresión. Centro de terapia de la Conducta. Valencia


[1]Belloch , A. y otros (2002) Manual de psicopatología Vol. II. Pp. 300-378
[2] Vallejo, M (1998), Manual de terapia de la conducta, Vol I,  pp. 493-526

23 nov. 2012

Recomendación: Acompañando la depresión...

Os recomiendo esta tesina sobre el abordaje de la depresión a través de un caso, es una delicia por su honestidad y por su forma de contar el trabajo de vínculo. La terapeuta es fisioterapeuta y se acerca a la paciente a través del masaje primero y más tarde con propuestas sensoriales muy imaginativas y divertidas.
Los que seáis socios de la AETG podéis bajarla de la web de la asociación

Integración corporal gestáltica en un caso de depresión. Mª José Mestre Martí Barcelona (AETG enero- 2006)

Transcribo un párrafo:

Cap.4. DESPERTANDO SENSACIÓN Y CONCIENCIA
En nuestro segundo encuentro, María va directamente a tumbarse
en la camilla, no se quita ni los zapatos. Parece dispuesta a
dormir y “a no me marees”.
No le pregunto ni cómo se encuentra, no porque lo sepa, sino
porque ya me imagino la respuesta que me dará.
Se tumba y cierra los ojos. Por un momento me siento impotente,
también algo enfadada.
¿Y ahora qué? ¿Le digo la rabia que me da su desprecio e
indiferencia? Me parece que en este momento de poco le serviría.
- Maise: ¿Estás cómoda? ¿Qué necesitarías para estarlo todavía
un poquito más? ¿Hay algo que te apriete?
Decide desabrocharse el botón de los pantalones y quitarse los
zapatos. Yo decido entrar por lo único que tiene al descubierto:
los pies.
Lleva unos calcetines muy finos y puedo notar lo fríos que están.
Coloco mis manos calientitas muy despacio en las plantas de sus
pies y confío en que no va a protestar.
Me concentro en sus pies, son pequeños, bien formados. Muy
poco a poco empiezo a inspeccionar las distintas áreas.
La zona refleja del plexo solar se nota muy dura, empiezo a hacer
un movimiento circular muy suave. También trabajo la zona
correspondiente a las cervicales, trapecio y columna vertebral.
Yo me estoy relajando y me parece que ella también.
Ya no me noto impaciente, me veo como un conductor novato que
con el carné reciente y la “L” en la espalda se muere por conducir
y sentir que lleva el automóvil por donde quiere. Esta imagen me
hace sonreír.
Me instalo en el “aquí y ahora”, eso me tranquiliza. No tengo
prisa por llegar a ningún lado, no tengo que demostrar nada, no
piloto, como mucho co-piloto. Aquí estoy acariciando con cariño
sus pies.
No sé dónde está María en estos momentos, voy a buscarla a ver
si quiere venir hasta aquí.
- Maise: “¿Cómo notas tus pies? ¿Hay algún punto doloroso? Es
probable que en algún punto notes una sensación como si te
rascara con la uña o incluso como si te pinchara. ¿Hay algún
punto en que notes esto? ¿Te resulta agradable este
movimiento? El pulgar corresponde a la zona de la cabeza, le
doy vueltas…Si te mareas avisa.”
Y así poco a poco María ha vuelto a la habitación, a su cuerpo, a
hablar conmigo. Se concentra en los puntos dolorosos: el plexo
solar, las cervicales, la zona de los trapecios... Le hace gracia
comprobar que los puntos que le duelen corresponden con las
zonas en que ella siente tensión.
Estoy pensando que ya que hemos empezado por la experiencia
del tacto, podemos seguir por ahí. Podemos ir explorando a través
de cada sentido.
Le propongo la idea y…
- “Bueno”.
Pongo música suave, le vendo los ojos y voy a buscar material...
- Maise: “Ahora pon toda tu atención en tus oídos y en el sonido
que vas a escuchar”.
Cojo el Palo de Lluvia y empiezo a darle vueltas, primero muy
espacio.
María esboza una sonrisa. “Parecen miles de gotas sobre un
cristal”, me dice.
Acelero un poco el ritmo.
Ahora María sonríe abiertamente: “Ahora son olas del mar ¿Se
puede saber con qué lo haces?”
- Maise: “¿Te parece que estás en la playa? No sé, no sé. Agudiza
ahora tu olfato”.

Sobre la derivación - Olga Rueda

Repaso de cuestiones generales previas en respuesta a consultas realizadas por participantes en otros curso...

SOBRE CIE, DSM - descripción - Olga Rueda

La Gestalt proporciona una manera de posicionarse frente a la persona, el paciente tiene el conocimiento de su dinámica que filtra la percepción del mundo en donde deja excluidas otras maneras de interpretar e interactuar con el medio. El terapeuta puede ver en perspectiva la limitación del campo del paciente. La experiencia de casos de un solo terapeuta puede (debe) ser enriquecida por la visión de expertos bien clasificada para enfocar un campo de limitación del paciente, muy especialmente en trastornos patológicos (supervisión, conocimiento de los diferentes modelos explicativos y de intervención, etc)


CIE Y DSM



  • Están elaborados según criterios de parsimonia y jerarquía


  • NO son manuales de intervención


  • Son clasificaciones nosológicas. La nosología tiene por objeto describir, explicar, diferenciar y clasificar la amplia variedad de enfermedades y procesos patológicos


  • El DSM de la American Psychiatric Association (APA) La edición que ha estado vigente durante años es la cuarta (DSM-IV-TR), texto revisado. Ya se ha publicado el polemizado DSM-V en mayo de 2013.

    El DSM se elaboró a partir de datos empíricos y con una metodología descriptiva, con el objetivo de mejorar la comunicación entre clínicos de variadas orientaciones, y de clínicos en general con investigadores diversos. Por esto, no tiene la pretensión de explicar las diversas patologías, ni de proponer líneas de tratamiento farmacológico o psicoterapéutico, como tampoco de adscribirse a una teoría o corriente específica dentro de la psicología o de la psiquiatría.


  • Para la elaboración del DSM-IV, se conformaron 13 grupos de trabajo, responsables cada uno de una sección del manual. Cada grupo estuvo constituido por 5 o más miembros, y sus opiniones eran analizadas por entre 50 y 100 consejeros (representantes de un amplio abanico de perspectivas y experiencias). Los grupos informaban a un comité elaborador, que constaba de 27 miembros (muchos de los cuales también presidían algún equipo particular). Es un sistema multiaxial: Eje I: Síndromes dinámicos; Eje II:Trastornos de la personalidad; Eje III: Alteraciones médicas; Eje IV: problemas psicosociales y ambientales; Eje V: Valoración global del funcionamiento.


  • Un aspecto importante en la realización de la versión DSM-IV-TR fue el ponerse en contacto con los equipos que elaboraron el CIE-10, con el objeto de hacer que se generara la mayor compatibilidad posible entre ambos documentos. La OMS recomienda el uso del Sistema Internacional CIE-10. http://es.wikipedia.org/wiki/Manual_diagn%C3%B3stico_y_estad%C3%ADstico_de_los_trastornos_mentales
NOTA
Las asignaturas requeridas en la FEAP para la acreditación como psicoterapeuta http://www.aetg.es/asociarse/

Para los asociados que tengan otra Titulación Universitaria que no sea de Psicología o Medicina, necesitan aportar la fotocopia de los siguientes Certificados de haber cursado las siguientes asignaturas: - Anterior al curso 2010-11: • Psicología evolutiva (I y II) • Psicología de la Personalidad • Diagnóstico Diferencial • Psicopatología (I y II) Para realizar estas asignaturas hay un acuerdo firmado en la FEAP y las UNED que permite realizar la asignatura de psicopatología sin haber completado el 1º ciclo de la licenciatura. Para más información puedes ponerte en contacto con la AETG en info@aetg.es


- A partir del curso académico 2010-11: Las asignaturas del grado que se exigen son: UNED Grado en Psicología (2009-2010) Psicopatología (9) 2º curso Psicología del Desarrollo I (9) 2º curso Psicología del Desarrollo II (6) 3er. curso Psicología de la Personalidad (6) 3er. curso Evaluación Psicológica (6) 3er. curso Evaluación en Psicología Clínica (6) 4º curso • Certificado de Valoración de la Escuela de Formación (valorando la formación del candidato) o Para realizar estas asignaturas hay un acuerdo firmado en la FEAP y las UNED que permite realizar la asignatura de psicopatología sin haber completado el 1º ciclo de la licenciatura. Para más información puedes ponerte en contacto con la AETG en info@aetg.es • Certificado acreditativo de un tiempo mínimo de Experiencia y Formación en Salud Mental en contexto público o privado de 10 años (para los Titulados de Segundo Ciclo) o de 12 años (Titulados de Primer Ciclo).

Test de Hamilton, Beck y Zung y Conde

Aqui tenéis unos links en donde podeis mirar los Test de Hamilton, Beck y Zung y Conde

Test de Hamilton:
www.institutferran.org/documentos/hamilton.pdf

Test de Beck: http://repositorio.ual.es/jspui/bitstream/10835/1164/4/Anexos_Maza_Molto_Ana.pdf  

Test de Zung y Conde:
http://psicologoenlared.org/tecnicas/escalas/escala_depresion.htm


13 jun. 2012

Psicopatología clínica y Gestalt; acuerdos y disidencias

Esta la tesina que Ignacio Peña presentó en la Asociación Española de Terapia Gestalt
Que la disfrutéis!

TESINA Ignacio Peña

27 abr. 2012

Trastorno Bipolar manual

Este es un manual muy útil para personas con trastorno bipolar y familiares. Está muy bien explicado. Me lo recomendó una paciente con este trastorno.

http://es.scribd.com/doc/91535828?secret_password=x4gzi5rv4j9cvyvozpv

Lectura recomendada sobre esquizofrenia

 Irarrazaval, L., (2012) Espectro esquizofrénico: retrospectivas para el futuro de la psicoterapia, Revista de psicoterapia, Vol, 85, pg 47-59, Ed. Revista de psiquiatría y psicología humanista, SL. Barcelona.
Aboga por un abordaje integrativo centrado en la persona planteándose como más adecuada una categoría más amplia “espectro esquizofrénico”. No sólo poner el acento en el aspecto sintomático o patológico sino también en el potencial sano.
Uno de los rasgos centrales es la incapacitación para mirar la realidad desde la perspectiva de los otros.

Irarrazaval  señala como referente a Dörr  que habla de la fenomenología de la intersubjetividad y su aplicación a la comprensión de las psicosis:
Situaciones típicas desencadenantes: declaración de amor, noviazgo, matrimonio, seducción homosexual, viaje al extranjero, ingreso en organizaciones de grupo…
La capacidad de discriminar entre mensajes autogenerados y los generados por un otro significativo, son esenciales para la comunicación humana, por eso Dorr concibe las esquizofrenias como “logopatías”.
Uno de los objetivos de la terapia es abrir un canal por el que las experiencias pre-narrativas puedan llegar a ser narradas de manera inteligible y tomando las alucinaciones y delirios como manifestaciones simbólicas del mundo interno.
El rasgo más característico del tiempo esquizofrénico es la “atemporalidad” fuera de la articulación del pasado, presente y futuro.
La identidad narrativa se pierde en episodios agudos.

 http://www.revistadepsicoterapia.com/fondo_editorial/index.php?id=81&id_art=383

29 feb. 2012

“LA MENTE ENFERMA. ANSIEDAD”

“LA MENTE ENFERMA. Ansiedad” Producción neozelandesa, producida por TVNZ y dirigida por Greg Stubbings y Virginia Wright Emitida en la noche temática

14 jul. 2011

Las nuevas "enfermedades mentales" que se preparan, otra pandemia precocinada

Artículo de Miguel Jara
Trata sobre los psiquiatras, psicólogos clínicos, médicos de familia, educadores, psicoanalistas y trabajadores sociales -entre otros profesionales- que han creado un movimiento bautizado como STOP DSM cuyo objetivo es denunciar que el Manual de diagnóstico y tratamiento de los trastornos mentales -el conocido DSM del que en el 2013 se publicará su quinta versión y que para los psiquiatras es “la biblia de los trastornos mentales”- pretende que cualquier malestar emocional o psicológico sea considerado a partir de su publicación una “enfermedad” que requiere medicación

http://www.blogger.com/img/blank.gif

19 jun. 2011

La FEAP la decidido Respaldar el comunicado que la Fundació Congrés Català de Salut Mental (FCCSM) ha elaborado referido al consumo indiscriminado de antidepresivos.

Fundació CCSM Congrés Català de Salut Mental

EL CONSUMO INDISCRIMINADO DE ANTIDEPRESIVOS. ALTERNATIVAS

Los inicios

Desde las primeras etapas formativas aprendimosque bajo el nombre de depresión, se presentaban formas muy diferentes de enfermar. La ferocidad del sufrimiento de las personas afectadas por el que a la era pre DSM-III se denominaba depresión endógena nos convenció que nos encontrábamos ante un enemigo poderoso que secuestraba al paciente entre sus zarpas.
Cada uno desde su puesto de trabajo, tuvimos que tratar personas muy dañadas por este proceso, y en algún caso teníamos que hacer frente a una de sus manifestaciones más penetrantes: la consumación del acto suicida
Hemos conocido a menudo el fracaso de los tratamientos; hemos tenido que reconocer la insuficiencia de los conocimientos, de los instrumentos de trabajo, de nuestro arsenal de lucha. En ocasiones también hemos vivido la mejora de la eficacia de los recursos terapéuticos y la restitutio ad integrum.
En la época inicial de la formación también pudimos reconocer la diferencia entre este cuadro y otros fenómenos, que compartiendo el nombre genérico de depresión, eran del todo diferentes. El paciente, cuando expresaba su malestar, no estaba poseído por una “*malignitad” del mismo calibre. Aunque, atendiendo sólo a la presentación sintomática, las expresiones podían ser similares, haciendo una cuidadosa anamnesis y escuchando la historia vital, aparecía alguna razón que “explicaba” el malestar y el sufrimiento, y sobre todo no se sentía el peso pesado de una sombra que a la manera de los “Nazgul” del Señor de los Anillos, se proyectaba sobre el paciente y sobre el terapeuta.
Con esta primera distinción, se señalaba una diferencia fundamental que distinguía el que se denominaba depresión endógena de la depresión reactiva. La primera se consideraba ligada a un componente somático relacionado con la actividad serotoninérgica, según las teorías modernas de aquel periodo, que la hacían primordialmente tratable con antidepresivos, mientras que la segunda con una etiología psicológica podía y tenía que ser tratada psicoterapéuticamente.
Más tarde
Hoy, esta distinción entre endógeno y reactivo ha dejado de ser aplicada a la practica clínica, y su *constructe teórico nos aparece como demasiado simplista. Nadie puede mantener este dualismo cuerpo/mente a ultranza. Nadie puede negar que los conflictos psíquicos se expresan a un nivel bioquímico o incluso que son las variaciones bioquímicas en el cerebro las que justifican la aparición o la intensidad de determinado conflicto psíquico.
Este cambio de planteamiento, si bien parece más ajustado a la realidad, ha creado cierta confusión a nivel asistencial. No es sencillo distinguir entre subtipos de depresión cuando el único que se puede medir es la intensidad de unos síntomas que se valoran cuanto más o menos importantes, en gran parte, en función de la capacidad expresiva o la necesidad de autocontrol de quien los manifiesta.
Pensamos que esta situación de poca precisión diagnóstica ha favorecido el fenómeno más determinante al que hemos asistido, a veces pasivamente, durante las últimas décadas: la extensión a nivel poblacional del diagnóstico de Trastorno Depresivo Mayor y del tratamiento con antidepresivos.
De manera progresivamente creciente, cualquier señal que pueda remitir a síntomas del Trastorno depresivo: la tristeza vital, el sufrimiento, el luto… es inmediatamente tratada con fármacos antidepresivos. El año 1986, a nuestro medio, la comercialización del Prozac ® modificó bien a las claras el juego. La nueva molécula, que comenzaba el esplendor de los ISRS como píldoras de la felicidad, aportaba básicamente un tratamiento eficaz y pretendidamente libre de efectos secundarios que facilitó la aceptación. En los países industrializados como el Canadá (1), en menos de una década se produjeron incrementos del 200% en el número de envases prescritos y el coste por prescripción se quadruplicó.
A este hecho, se asoció el incremento de la prescripción de estos medicamentos en indicaciones “off label”, en muchos diagnósticos diferentes y algunos golpes “inventados”: timidez patológica, síndrome disfòrico premenstrual... y en poblaciones no estudiadas: gente mayor menores de edad.... Así mismo se ha observado cómo se ha desplazado el foco de prescripción del especialista al médico de familia; y finalmente se ha producido el fenómeno social que los antidepresivos son dispensados sin receta a las oficinas de farmacia a menudo a petición exclusiva del ciudadano.
Se ha producido una epidemia de trastornos depresivos. Tenemos una sociedad depresiva, que reclama a los servicios asistenciales y sociales una prescripción masiva de antidepresivos.

Todo esto ha modificado la panorámica general de una manera sustancial. La impresión que se desprende es que, con este consumo, estamos creando las condiciones para la fragilitzación de una gran cantidad de personas (un tipo de enanisme moral e intelectual), en vez de propiciar una mejor utilización de sus recursos mentales.
Por un lado, se reafirman las razones neurofísicas y bioquímicas de la depresión haciendo una extensión peligrosa a manifestaciones depresivas mínimas. De otro banda se extiende como la pólvora una idea categórica argumentada desde “la ética asistencial”: es el deber del profesional disminuir el sufrimiento de las personas incluso contra la voluntad de ellas mismas. Esta es la tarea y si no es ejercida con eficiencia se corre el riesgo de ser perseguido para incurrir en una praxis inadecuada y cuestionable.
Quizás sin darnos cuenta, estamos promoviendo una cultura de la analgesia frente el dolor psíquico que es altamente lesiva por el crecimiento mental. Se ha tenido poco en cuenta el efecto jatrogénico del desencadenamiento de episodios maníacos por el tratamiento con antidepresivos.
Todo esto dificulta poder hacer frente a los problemas con herramientas propias, y refuerza la adicción a la pastilla…
Pensamos, por el contrario, que los profesionales tenemos que ayudar al paciente a afrontar los dolores de la vida, a saberlos soportar, a sacar partido. A discernir qué sueño realmente sus tristezas, sus pérdidas. A valorar las cosas. A aguantar. A luchar contra la adversidad. A hacerse más fuertes y más consistentes ante las dificultades que depara la vida. Esta es la cultura de la salud, especialmente por el que afecta a los pacientes más jóvenes.
Ante este panorama hay que reivindicar la necesidad de experienciar un cierto dolor psíquico como motor del crecimiento. Un dolor que sea modulable y soportable y que mueva en busca de nuevas formas de lucha para la transformación interna y de la realidad social.
El pacifismo y la lucha como arte marcial.
Después de las dos guerras mundiales del siglo XX, la ciudadanía, se declaró pacifista. Esta respuesta parece completamente coherente con el espanto (pánico, terror. NT) que causó el horror y el sufrimiento por tantas muertes y la necesidad que no se repitiera. Abandonar el supuesto de lucha. Desde la psicoanálisis se propició la observación de la conflictiva intrapsíquica y se eludió, en general, dar una respuesta hacia fuera. Desde la psiquiatría y después desde la Salud Mental, se fue de la mano de la propaganda y los intereses crecientes de la industria farmacéutica, que no se ha limitado a dar cada vez más razones desde las neurociéncies, sino que tiene el atrevimiento de dar razones desde la ética: de cómo tenemos que constituirnos en anestésicos y analgésicos del dolor humano.
La impresión resultante es que hemos abandonado el arte de la lucha por la defensa de nuestro espacio, de nuestro criterio, de nuestro pensamiento. Que nos dejamos arrebatar un estado de opinión propio y nuestro sentido común, a través de la propaganda y de la persuasión y manipulación.
La propuesta es la de recuperar la capacidad de lucha, pero como un arte. Igual que un maestro de artes marciales enseña a plantar bien los pies a tierra, a medir el espacio propio, a cobrar consistencia, flexibilidad, agilidad, bastante, a saber caer y levantarse de nuevo. A saber interpretar la intención del otro, a saber esperar y saber actuar, a encontrar el momento oportuno, a tomar decisiones sobre la marcha, a planificar estrategias, a saber ver las debilidades del otro y sus fortalezas. Partiendo del respeto por el “enemigo”. De saber luchar para no entrar en la guerra. De saber resolver los conflictos, para no entrar en un conflicto generalizado.
Así tenemos que ayudar a nuestros pacientes a hacer frente a sus dificultades. Tenemos que ayudarlos a mejorar en la capacidad de discernimiento, en la capacidad de observación, en la fortaleza emocional, en la capacidad de dar respuesta adecuada a cada situación y en el momento oportuno. Esta es la dialéctica del trabajo psíquico, y esto tiene un carácter antidepresivo.
Este es nuestro trabajo, en vez de crear situaciones de desesperanza diciendo a la gente que más vale que se tome algo, que lo hará estar contento, o no estar triste. Es necesario que las personas puedan estar tristes y dolidas, y enfadadas para crear respuestas válidas y de crecimiento, tanto a nivel personal como social. Pero necesitamos crear una cultura en la que la lucha por la vida, por la dignidad de cada persona sea posible. Y esta es la manera también de evitar “males mayores”.

Cada vez que un profesional prescribe un antidepresivo innecesariamente, se pierde la posibilidad que aquella persona se prepare con sus recursos internos por un acto de afirmación y de lucha. Muy probablemente no es tanto importando el que se hace como el que se deja de hacer cuando sólo se prescriben fármacos.


De la autorización al uso: necesidades de información para prescribir un antidepresivo
Uno de los fenómenos que han condicionado los cambios en la prescripción de antidepresivos ha sido el alud de nuevas moléculas que han sido comercializadas en los últimos 20 años, puesto que han recibido el visto bueno de las instancias sanitarias correspondientes, que las han autorizado por su uso.
Tenemos que tener en cuenta que los criterios usados por la autorización de un nuevo fármaco tienen que ver con la eficacia, seguridad y calidad de manufactura. Estos criterios no siempre son coincidentes con la práctica clínica, ámbito en el cual tendríamos que hablar más apropiadamente de efectividad, eficiencia, coste, y, en definitiva, de relación beneficio/riesgo en el sentido más amplio de la expresión.
Cuando un nuevo antidepresivo se comercializa normalmente sabemos que su eficacia, definida como una disminución del 50% de la sintomatología, es estadísticamente superior a placebo en ensayos clínicos de unas 8 a 12 semanas de duración, que la toxicidad es aceptable y que el proceso de manufactura sigue los estándares de calidad. Esta es la información requerida para la autorización, pero las condiciones experimentales en las que se realizan los ensayos clínicos previos a la autorización tienen una validez externa muy limitada. Por otro lado algunos sesgos metodológicos contribuyen a dificultar la interpretación de los resultados y su aplicación al tratamiento de los pacientes: menores de edad o gente mayor, mujeres, embarazadas, pacientes con comorbidades médicas o psiquiátricas… También encontramos los sesgos ligados en el diseño del estudio (mantenimiento del enmascaramiento, exclusión de los que no responden, equipotència de dosis, etc.), a la evolución a la respuesta al placebo, al sesgo de publicación, al sesgo de financiación. Por lo tanto, cuando un nuevo fármaco se autoriza quedan muchas preguntas pendientes de contestar, tanto en cuanto a la eficacia/efectividad como en cuanto a los efectos indeseados y, en definitiva, a su lugar en terapéutica.
Hace falta por lo tanto estar atento a hacer frente al alud propagandístico al que son sometidos (más o menos voluntariamente) los prescriptores, a los cuales se transmiten informaciones a menudo poco contrastadas. La opción más prudente es un escepticismo crítico ante la aparición de las nuevas presentaciones, antes de hacer una prescripción generalizada y más en pacientes en riesgo o con mala respuesta a tratamientos anteriores.
Para mejorar esta situación es indudable la necesidad de estudios pragmáticos que proporcionen información que dé respuesta a preguntas clínicamente relevantes. En relación a la depresión , el estudio STAR*D Sequenced treatment Alternatives to Relieve Depresion, aunque con limitaciones, puede constituir un buen ejemplo. Sus resultados ponen de manifiesto la limitada “efectividad” de los antidepresivos, la necesidad de estudios naturalísticos y la preocupación en cuanto a la carencia de información referida a los pacientes no representados a los ensayos clínicos, o los que no responden al tratamiento activo, o los que responden a placebo antes de la asignación aleatoria, o los que dudamos si tratar o no tratar.

La evolución del efecto placebo como indicador de imprecisión diagnóstica que conduce al uso poco esmerado de antidepresivos
El efecto placebo se define como la respuesta terapéutica a la administración de una sustancia sin actividad terapéutica “per se” .
La respuesta al placebo se suele relacionar con algunas características personales del enfermo –alta sugestionabilidad, egocentrismo, obsesividad-, con el alta expectativa de respuesta, motivación para complacer los médicos, impacto positivo del contacto terapéutico (es una paradoja que, en nuestro sistema sanitario, los pacientes que entran en los ensayos clínicos son los que más visitas reciben por parte de los profesionales), remisión espontánea (aspecto a menudo poco tenido en cuenta en los estudios).
Pero ninguno de estas variables explica el aumento de respuesta al placebo que hemos observado los últimos años. Mientras que en otras patologías se sitúa alrededor del 10-15% y en la depresión, en los ensayos con antidepresivos tricíclicos era del 20%, la magnitud del efecto placebo en los ensayos clínicos actuales con antidepresivos llega a ser del 50%. Este aumento puede condicionar en parte la altísima tasa de resultados negativos no publicados (hasta la mitad del total): si la respuesta al placebo es tan alta, porque la respuesta al fármaco activo sea significativamente superior, tiene que ser óptima. Pero la realidad es que la respuesta a los nuevos antidepresivos no es superior al 60-70 %; prácticamente la misma que se describía con los tratamientos antidepresivos clásicos.
Una de las posibles explicaciones del aumento del efecto placebo es la disminución de la gravedad de los enfermos incluidos en los ensayos. Los nuevos sistemas diagnósticos (DSM IV), de baja especificidad, facilitan la inclusión de los enfermos menos graves.
Por otro lado, el concepto “estadístico” de mejoria (reducción del 50% de intensidad de síntomas medida con alguna escalera) no siempre es corresponde a una mejoria clínica sustancial y los sujetos de la medida se asemejan poco a los enfermos reales.
Finalmente la corta duración de los ensayos clínicos no permite observar la desaparición del efecto placebo.
Algunas noticías recientes, que afirman que los ISRS no tienen ninguna utilidad para el tratamiento de la depresión, lo hacen con el mismo error de base: al incluir cualquier persona con síntomas depresivos inespecíficos en los estudios de respuesta a determinado fármaco, no podemos saber, ni en positivo ni en negativo su eficacia. Posiblemente, con los criterios de inclusión actuales los antidepresivos tricíclicos tampoco tendrían efecto terapéutico. La igualdad de respuesta a ambos tipo de fármacos no se corresponde a la realidad.
Estos hechos nos dejan en la más absoluta ignorancia: mientras hace 40 años podíamos definir “a priori” qué enfermos teníamos que tratar con antidepresivos, y podíamos hacer una predicción de respuesta (algunos incluso considerábamos que las tasas “oficiales” de respuesta se quedaban cortas cuando se hacía una buena selección de los enfermos a tratar) ahora, con el olvido de las características endogenomórficas de la depresión (despertar precoz, ritmo circadiano inverso, pérdida de peso...), y sin nuevos criterios válidos, no nos queda otra solución que tratar a todos los enfermos deprimidos. La mejor tolerabilidad de los tratamientos no justifica, pensamos, este tipo de actuación, de la cual lo principal beneficiado es el productor del fármaco.
En esta situación, estamos de acuerdo con los autores que afirman que la indicación del tratamiento con antidepresivos se tiene que limitar a aquellos casos de depresión grave, que no ha respondido a otros abordajes y que sería bueno recuperar los indicadores de endogenidad a la hora de seleccionar los enfermos a tratar.
Para el resto, el placebo parece igual de bono y ahorra toxicidad potencial y gasto farmacéutico.

En resumen...
Es indudable la utilidad de los fármacos antidepresivos en determinadas circunstancias y ante determinados sufrimientos. La utilidad y la necesidad. De forma que hay que tener en cuenta su utilización de una manera medida y fina. A qué enfermos? A qué dosis?, por cuánto de tiempo?, hasta conseguir qué resultados?


Nadie puede creer hoy que un estado depresivo no tenga un correlato bioquímico, que dé cuenta, a un nivel, del que está sucediendo. Aún así hace falta un trabajo por que el paciente pueda aceptar niveles de responsabilidad asumibles del que le pasa. Y de que necesita emprender un trabajo de hacer reconocibles algunos de los elementos implicados en su sufrimiento. Por respecto a sus capacidades, aunque el paciente deprimido no crea en ellas.

Fundació Congrés Català de Salut Mental (FCCSM)


14 may. 2011

Trastornos mentales graves



Cuestiones comunes a tener en cuenta en trastornos mentales graves. Olga Rueda

La investigación actual en modelos de intervención cognitivos-conductuales proporciona evidencia de que son eficaces:

  • La terapia de familia
  • El entrenamiento en habilidades sociales y resolución de problemas
  • Rehabilitación neurocognitiva
  • Terapia cognitivo-conductual para reducir los síntomas positivos
Y más recientemente se promueve desde países noreuropeos:
  • La intervención del diálogo sobre la red social inmediata.

Según mi experiencia en  terapia:

  • Atención especial a la transparencia y a la contratransferencia.
  • Cuidado de la disponibilidad para la contención. Número de pacientes graves.
  • Diagnóstico diferencial. Contrastar con otro profesional.
  • Exploración de los apoyos familiares, médicos y extrafamiliares
  • Contacto con su red de apoyo.
  • Manifestación de síntomas en cambios vitales.
  • La importancia de la no recaída.
  • Conciencia de enfermedad. Antecedentes y culpas familiares.
  • Reconocimiento de los síntomas previos a la crisis.
  • Reconocimiento de beneficios y perjuicios del brote.
  • Discontinuidad biográfica.
  • El fármaco como aliado.
  • La importancia del descanso y el sueño.
  • Consumo de sustancias.
  • Grupos autoayuda y redes de apoyo extrafamiliar.
  • Comprensión de la extrañeza y el miedo social. Estigmatización.
  • Cuidado con técnicas disociativas como la silla.
  • Enfoque autobiográfico: método del relato de vida que privilegia el caso a caso, relato a relato, historia a historia. (Taller de Videoterapia Experiemental y la construcción identitaria)
  • La co-construcción de un lenguaje compartido, posibilitando que los significados privados lleguen a ser comprensibles para los otros

Tesinas de la AETG sobre psicosis y esquizofrenia

Gestalt y esquizofrenia, a propósito de un caso

Tipo: Tesina
Autor: José A. Segura Maestre
Fecha: 30/04/1998

¿Y la psicosis? Breve aproximación a la locura

Tipo: Tesina
Autor: Luis Fermín Orueta Álvarez
Fecha: 30/04/2001

El sentimiento de las cosas. Un caso clínico de psicosis

Tipo: Tesina
Autor: Mª Asunción Andreu Peral
Fecha: 30/04/1996